-ES LA ETERNA JUVENTUD-

8 may. 2010

Yo soy de la otra liga.




Jamás, nadie, nunca, no.
Coge tu caballo y quítale los anteojos, sal por el campo a dar una vuelta y el disfrutará más que tú de las gotas de la niebla matutina que siguen zambulléndose al vacío desde la infinidad de hojas.
Mejor no, igual ves cosas que no te gustan y a ti te asusta lo desconocido. Mejor dejar al caballo en el establo y únicamente utilizarlo como trofeo ante las visitas. Ocurre que las visitas cada vez son menos interesantes, y más espaciadas en el tiempo debido al mal tiempo, y tu caballo se aburre sin poder relinchar para exhibir su casta.
Entonces un día decides comprar unos anteojos de segunda mano, y ver que tal funciona la cosa. Te siguen asustando muchas cosas de fuera del establo, pero sabes que el caballo jamás las verá si no quieres que lo haga. Le colocas un anillo de oro a la vista pero lejos de su alcance, y el caballo siempre irá a por su objetivo sin detenerse a admirar todo lo que deja atrás por tu culpa. Tu también tienes objetivos, y para no confundir al caballo actuarás exactamente de la misma forma, y aunque puede que los logres ni disfrutaste del camino ni disfrutarás con ellos.

3 comentarios:

esterplace dijo...

Genial la cancion :)

maktub dijo...

genial la entrada =D

Zeta dijo...

no sabes lo oprtuna que ha sido esta entrada sobre alcanzar obetivos y dejar cosas de lado en el camino hasta alcanzar ese objetivo =)
estaba hablando con una amiga de la uni preccisamente hace unos 10 minutos de este tema =)
la verdad es que da que pensar, pero la primera impresionn ha sido de risa =)
muaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa